Don Jerónimo Flórez-Osorio y Tapia

Don Jerónimo Flórez-Osorio y Tapia fue Alcalde Perpetuo del Castillo de Tapia en Tapia de la Ribera, en la actualidad, término municipal de Rioseco de Tapia en la provincia de León.

 

La tradición atribuye la construcción del Castillo al fundador del linaje de los Tapia, el capitán Colinas Rodríguez, que venció a los musulmanes en la batalla de Campo Sagrado en 722. En 1543 un pleito en la Real Chancillería de Valladolid entre Claudio Fernández de Quiñones, Conde de Luna, y Gonzalo de Tapia, gentilhombre del emperador Carlos V, gran soldado y caballero de la Orden de Alcántara, dió definitivamente a este último la propiedad del Castillo y el derecho a exhibir sus armas en el mismo.

 

«Que debemos declarar e declaramos tocar e pertenecer la propiedad, tenencia y alcaldía del castillo de Tapia con todas sus torres, baluartes y fosos, puerta y jurisdicciones a Gonzalo de Tapia y a sus descendientes e subzesores como e de la manera que lo tuvieron sus antecesores con sus armas y jurisdicción [...] e mandamos que dicho Conde de Luna non faga ni contravenga a esta nuestra sentencia y aplicación e para que sea guardada se le den a Gonzalo de Tapia nuestras cartas y previsiones necesarias [....] en Valladolid a tres días del mes de abril de mil quinientos cuarenta y tres»

 

Archivo de la Diputación de León

Caja 21.nº3 Ff.20.-r34V

 

Don Jerónimo Flórez-Osorio y Tapia fue Alcalde Perpetuo del Castillo de Tapia, construido en el siglo XIV y cuyos restos fueron declarados Monumento Histórico en 1949 bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

 

Don Jeronimo será quien defienda el derecho de los Tapia a conservar su memoria en la Iglesia de Santa Marina la Real de León. El sepulcro de la familia aflora sobre el piso de tabla a los pies del retablo de la Virgen de la Paz, en la nave derecha.